¿Qué hay detrás del los famosos trabajos en grupo?

¿Por qué no nos gusta trabajar en grupo cuando estamos en la escuela o en la universidad?

¿Por qué nos complica laboralmente el tener que trabajar en grupo o depender del grupo para desarrollarnos en nuestro trabajo?

¿Qué hay detrás del los famosos trabajos en grupo_

Me he decido a escribir acerca del aprendizaje cooperativo porque he comentado con muchos amigos y amigas de lo que les gusta trabajar en grupo en la universidad o en la escuela, les confieso que me sorprendí, porque a diferencia de lo que dicen muchos a la mayoría (según la encuesta que realicé en diferentes redes sociales) no les gusta trabajar en grupo ni realizar tareas de la escuela o de la universidad en grupo.

Actualmente estoy leyendo el libroLibroQuiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking” y me pareció algo super interesante lo que habla en el capítulo 3, “Cuando el espíritu de equipo mata la creatividad” pues me hizo recordar como sufrí toda mi época de colegio cuando la maestra decía “vamos a trabajar en grupos de …” les comparto lo que significaba para mi escuchar esas palabras: ¿será que alguien va a querer trabajar conmigo? -Por favor que no me toque con la que me cae mal. -Ahora va decir que nos cambiemos de lugar. -Espero que no diga que compartamos los crayones o marcadores. -Que no pretendan que nos vamos a reunir fuera del horario del colegio. Así puedo enumerarles todo lo que a mi mente llegaba cuando decían trabajo en grupo, más que todos los peros que ponía yo en lo personal a mi realmente “No me gusta trabajar en grupo” no por sentimientos de superioridad, ni por llamar la atención, es porque me enfoco mejor trabajando sola, a mi ritmo y de la manera en qué me gusta hacerlo.

Según el psicólogo Hans Eysenck, “la introversión lleva a la mente a concentrarse en el cometido que se tiene entre manos e impide que la energía se disipe en asuntos sociales y sexuales que ninguna relación guarda.” He de aclarar que la introversión no es algo malo o que se deba cambiar, simplemente es un rasgo de personalidad.  Debemos estar conscientes que en una sociedad en la que se ha promovido el trabajo en grupo, el aprendizaje cooperativo, trabajo en equipo en las oficinas, etc. crea conflicto con las personas introvertidas, en las escuelas y áreas de trabajo nos enfocamos en “el nuevo pensamiento de grupo y que tiene el poder de reprimir la productividad en la oficina y probar a los colegiales de las habilidades que necesitan para alcanzar la excelencia en un mundo cada vez más competitivo. Este pensamiento de grupo pone el trabajo grupal por encima de todo lo demás e insiste en que la creatividad y el logro intelectual florecen en un entorno sociable. ” Esto se ha desarrollado como resultado de la cultura empresarial y lo que buscan de los empleados, las nuevas oficinas en las que encontramos espacios abiertos, en las que se comparten el espacio, sin divisiones ni puertas.

Me parece que como enfoque educativo debe realizarse en el aula de manera equilibrada, no optar solamente por el trabajo cooperativo o la coevaluación, sino realizar diferentes actividades, que sean individuales o grupales, no presionar a los estudiantes a trabajar con compañeros que no son de su agrado, no obligar a una persona a integrarse en un grupo, escuchar las razones por las que no quiere trabajar en grupo y analizar que tan importante es que lo haga, como docente pienso que debemos respetar la manera en la que nuestros estudiantes desarrollan su creatividad y no generalizar cuando planificamos actividades en el aula.

Ahora vamos a las encuestas que realicé en mis redes sociales y me hicieron confirmar que el trabajo en grupo en la mayoría de personas no les gusta.

encuesta.png

 

Tomando como ejemplo esta breve encuesta, sugiero a los docentes que no planifiquen solo trabajar en grupo, diversifiquen sus actividades y en el área laboral no obliguen a ser personas sociables o que deban participar en las actividades de integración de equipo, comprendamos que muchos somos más productivos o creativos en un espacio solos, en silencio y cerrado.

Respetemos cuando un estudiante sea niño o adolescente, nos argumente que no quiere trabajar en grupo, analizando el por qué y evaluando el objetivo de la actividad.

Laboralmente comprendo que hay que desarrollar un sentimiento de equipo y eso implica muchas veces desarrollar actividades en grupo, aquí me atrevería a decir que no si tenemos colaboradores en la empresa que no quieren participar y se comprometen en realizar la actividad que genera productividad a la empresa, dejar que no participe y evaluar las ganancias que nos representan.

Así que para terminar, respondiendo a la pregunta que da el título a esta entrada, hay un objetivo de trabajo, crear cohesión en el aula o en la oficina, fomentar un sentimiento de solidaridad y de colaboración. “La enseñanza cooperativa fomenta las capacidades necesarias para trabajar en equipo; capacidades que se exigen de forma desesperada en el entorno laboral” Bruce Williams.

En otra entrada escribiré acerca de los introvertidos en el aula y cómo podemos afectarlos en sus procesos de desarrollo.

Ms. C. Magnolia Consuegra / PedagogaLinkedIn

 

¿Qué pasa con los adultos superdotados? Análisis del libro “Demasiado Inteligente para Ser Feliz”

Superdotados

¿cómo se vive de adulto con una personalidad tan singular?

Muchas veces disfruto de conversaciones que nos llevan hacia nuevos conocimientos o ideas, el año pasado el universo me dio un regalo maravilloso, conocer a Antonio Ángel Pérez Ballester, quien es un facilitador en procesos de cambio con personas y organizaciones. En el 2017 vino a Guatemala así fue como le conocí, luego me apunté a un curso que impartió en Murcia, España en el mes de septiembre, muy feliz fui parte de la presentación del Libro Encender Las Estrellas, la aventura de redescubrir tus talentos, con el que inicié un camino en el que comprendí muchas veces como yo misma apagaba mi luz y no aceptaba los talentos que tengo.

Así  fue como leí por primera vez algo de Jeanne Siaud-Facchin, autora del Libro “¿Demasiado inteligente para ser feliz? pues Antonio Ángel menciona que “lo cierto es que en las personas con altas capacidades intelectuales (PACI), conviven juntas dos características potentes: una extrema inteligencia y una extraordinaria sensibilidad, que puede llevar asociada una vulnerabilidad del mismo grado” (Encender las estrellas).

Cuando estudié educación especial recuerdo que hicimos una categorización, el hábito de la excepcionalidad corresponde a los niños de inteligencia superior, y se dividen en 3 categorías:

capture.png

Al leer este libro me dí cuenta que muchas veces los docentes hacemos una clasificación distinta o etiquetamos a un alumno por su comportamiento, desempeño incluso por su introversión aquí es dónde cito:

“Lo que se confunde: la inteligencia y el rendimiento.El rendimiento: lo que se mezcla las facultades y el éxito.

Lo que se superpone: el potencial y la eficacia intelectual.

Lo que se olvida: comprender, analizar y memorizar deprisa no equivale a tener conocimientos o ciencia infusa.

No se trata de ser cuantitativamente mas inteligente, sino de disponer de una inteligencia cualitativamente distinta (no es lo mismo).

Cuando identificamos a un niño, adolescente o estudiante superdotado muchas veces nos dejamos llevar por las puntuaciones o las evaluaciones psicológicas, que si bien es cierto son certeras, pero también hay que valorar que se han identificado muchos superdotados por problemas de conducta o de integración en los salones de clase, y es que para mi la superdotación puede ser por un coeficiente alto o por una hipersensibilidad identificada en los estudiantes.

¿Qué es lo que pasa regularmente cuando un docente refiere a un estudiante a alguna evaluación o terapia?

Lo hacen por desempeño en el aula, conducta y comportamientos con sus compañeros, desobediencia, etc. muy pocas veces lo hacen por su extraordinario desempeño en clase, regularmente se aburren y tienden a tener una anorexia intelectual, este término lo utiliza por primer ver el psiquiatra Alain Gauvrit. “Durante la década de 1970 el psiquiatra Alain Gauvrit hablaba de anorexia intelectual: lo más importante era no alimentarse más de pensamientos y rechazar cualquier forma de inteligencia. Volvemos aquí a la noción de perdida de parte de uno mismo: mi inteligencia no sirve para nada, y es incluso peligrosa para mi integración y para mi vida psíquica. Lo único que hay que hacer es echarla a pique. Es realmente un ataque a uno mismo.”

Es allí donde los superdotados se vuelven un dolor de cabeza para los centros educativos tradicionales y los que tienen una cantidad exagerada de alumnos por salón. Si, aunque pareciera que no, si evaluamos en Guatemala y en muchos otros países la atención para superdotados es muy baja para la cantidad de personas que debe cubrir.

Hasta ahora solo hemos hecho un resumen de lo que he ido amarrando de mi experiencia y conocimientos con lo que he leído en el libro. Luego de terminar este libro me di cuenta que hay muchos adultos superdotados a nuestro alrededor pero que no han sido diagnosticados o ni siquiera ellos saben de su talento excepcional. Pero, ¿cómo llevan la vida cotidiana estas personas? ¿les va bien en el trabajo? ¿se adaptan fácilmente? ¿Concuerdan con las actividades que realizan? o ¿solamente han aprendido a callar su inteligencia, a obviar su hipersensibilidad sensorial, esconderse en tonterías para caerle bien a sus compañeros, volverse adictos a lo que socialmente es aceptado? y es que como lo dice la autora “cuando el niño crece sin saber quien es realmente los riesgos de problemas psicológicos son mayores. En la edad adulta, la personalidad se construirá de manera defectuosa, sobre abandonos y amarguras, sobre creencias erróneas acerca de sí mismo y del mundo o sobre rígidos mecanismos adaptados para protegerse de su intensa vulnerabilidad. Caótico, incomodo y sinuoso, el camino del superdotado adulto suele ser bastante problemático.” 

Por eso es que muchos adultos identifican que han sido superdotados cuando diagnostican a uno de sus hijos, cuando finalmente deciden autoevaluarse y saber por qué muchas veces no encajan en los intereses de los demás. “La falta de confianza en las figuras de autoridad y la rapidez de aprendizaje que conduce enseguida a adelantar al maestro condenan al adulto superdotado a ser autónomo en su actividad profesional, a ser su propio “jefe” y no depender más que de sí mismo.” Aquí radica el por qué muchas veces hay personas que no logran mantenerse en un solo trabajo, congeniar con sus compañeros o ser tan lineales como los demás, siempre están buscando constantes cambios y formas en las que sientan que están aplicando todo su potencial.

Cada vez que hablemos de superdotación debemos tomar en cuenta que existen dos facetas:

  1. intelectual
  2. afectiva

Ser superdotado no es ni una oportunidad insolente, ni una bendición de los dioses, ni un don privilegiado, ni un envidiable exceso de inteligencia. Se trata de una personalidad singular con múltiples recursos intelectuales y afectivos cuyo potencial solo podrá encuadrarse como una fuerza positiva en el conjunto de la personalidad si y solo si ese potencial es conocido, comprendido y reconocido.

Para ir cerrando esta pequeña entrada, “ser superdotado no significa ser más inteligente que los demás, sino utilizar la inteligencia de una manera diferente.”

Les dejo las lecciones de lógica elemental extraídas del libro, que por si no les he dicho, vale la pena leerlo.

Lecciones de lógica elemental:

  1. Saber quién se es constituye una condición previa ineludible para comprender lo que se llega a ser. Es la base de la construcción de uno mismo.
  2. Ser Adulto superdotado es vivir con una personalidad construida sobre formas atípicas de funcionamiento intelectual y afectivo. Conocerlas es tener la posibilidad de vivir con plena conciencia de uno mismo.
  3. El adulto superdotado fue antes un niño superdotado; el hecho de saberlo le confiere todas las posibilidades de crecer más cerca de si mismo.

Como docente les invito que cuando un estudiante en el salón de clase presente cambios de comportamiento, conducta, convivencia, desempeño, etc. tomen en cuenta que puede tener una superdotación o una hipersensibilidad sensorial, no solamente en que son problemas de aprendizaje, algún déficit de atención o la hiperactividad que ahora esta tan de moda; como padres de familia tomen en cuenta que si les apoyamos a encontrar el talento que tienen podemos llevarlos a su máxima expresión como seres humanos, no impongamos lo que para nosotros es lo mejor.

“La lucidez exagerada respecto al mundo y a los demás dificulta la serenidad interior”

Así que si les interesó el tema, busquen y lean el libro …

demasiado-inteligente-para-ser-feliz_9788449329760

 

Ms. C. Magnolia Consuegra Navarro
Magister en Comunicación Educativa
Licenciada en Pedagogía y Admo. Educativa

LinkedIn

 

 

 

 

 

El click de la comunicación familiar (II parte y final)

El click de la comunicación familiar

Hace varias semanas escribí la primera parte de El click de la comunicación familiar, me dí cuenta que es un tema que ha sido de mucho interés y ahora escribo la segunda parte y final de este artículo. Comienzo con esta pregunta:

¿Qué está en nuestras manos para mejorar en nuestra paternidad de ahora y la de un futuro? 

Podemos decir que no es solo el tema de la comunicación, en esta época hay más temas alrededor de mejorar la paternidad o las relaciones de docentes con alumnos, ahora hay factores como: la diversidad, la comunicación, las nuevas tecnologías, la metodología de enseñanza, las actividades de recreación, el uso de redes sociales, etc. pero dentro de todos los factores el más importante según mi experiencia y la raíz de nuestros comportamientos de adultos es la educación emocional, tema que hemos ido dejando al lado en el mundo en el que importa adquirir competencias, ser una persona de éxito que se mide por sus bienes materiales o por sus fotografías en diferentes redes sociales.

¿Para qué nos sirve un celular ahora? para comunicarnos más rápido, para tener acceso a más información, conocer de lo que pasa en el mundo en tiempo real,etc. ¿será ideal darle a un niño de 4 años un celular? según datos de la organización Net Children Go Mobile el 46% de niños entre 9 a 11 años tienen su propio celular en Europa, esta cifra varia en Estados Unidos, donde desde los 8 años ya tienen acceso a este dispositivo, en el caso de América Latina los niños obtiene su primer celular a los 12 años. La edad recomendable para que un niño tenga su propio teléfono móvil es de entre los 12 y 13 años, porque ya tienen más noción de la realidad y responsabilidad. Cabe recordar que la decisión final cae en responsabilidad de los padres debido a que dependerá de ellos cómo sea el niño.

Les dejo algunos consejos para poder dar el seguimiento a un niño o adolescente cuando tiene su primer celular:

  • No dejarse llevar por estereotipos o prejuicios, ya que no todos los niños son iguales.
  • Elegir el momento adecuado.
  • Tomar precauciones con la configuración.
  • Marcar normas de convivencia. No es prohibir, es mostrarle cómo comportarse y las consecuencias de sus actos.

11 expertos en tendencias digitales que participaron en el último Congreso «Padres analógicos, hijos digitales», han determinado siete claves para educar a los hijos digitales:

ed.png

Debemos de recordar que como docentes, tutores, padres de familia o adultos implicados en la crianza de niños y adolescentes debemos tener en cuenta siempre que las reglas deben ser claras y parejas para todos, consensuadas porque entre todos debemos de estructurarlas y no faltar al respeto de ninguna manera. En lo personal veo como una oportunidad de acercamiento el ponerse al día, el pedir que los más jóvenes nos orienten en algunas aplicaciones y temas de tecnología pues los hace sentirse parte de un todo y parte importante.

En los adolescentes y jóvenes la tecnología afecta si se da un mal uso, pues tiene mucho que ver con la identidad, intimidad y la imaginación.1

En una investigación que hizo Howard Gardner y Katie Davis, la cual se publica en el libro “The App Generation” concluyen en 3 resultados:

img_3702.png

  1. El primer resultado nos indica que los adolescentes pasan una gran cantidad de tiempo cultivando una identidad propia y “deseable” en la red según sus parámetros y los establecidos por el grupo. Esta identidad externa es su marca personal, que no siempre es auténtica ni refleja la realidad completa de la persona. Como consecuencia, el adolescente se siente restringido por una identidad que ha ido representando a lo largo del tiempo en las redes sociales que en muchos casos le impide explorar y expresar la evolución de la misma. Esto provoca una perdida de identidad, recordemos que durante la adolescencia los juegos de roles nos hacen encontrar nuestra personalidad nuevamente.
  2. El segundo resultado nos muestra que los adolescentes están siempre conectados a través de actividades en las redes sociales, pero estas conexiones tienden a ser más superficiales. Ahora el relacionarse físicamente es más complicado porque para ellos la comunicación es digital, dejando a un lado la expresión corporal, las emociones y el lenguaje no verbal.
  3. El tercer resultado indica que la tecnología ha mejorado la imaginación gráfica y creativa de los adolescentes, aunque la escritura literaria tiende a ser más mundana y con vocabulario común.Mostrar debilidades y problemas es clave para acercarse o llegar a intimar con otra persona y desarrollar una relación de confianza. Los adolescentes reconocen que prefieren las comunicaciones con otras personas por mensajes de texto al ser rápido, fácil y contener menor riesgo.El peligro recae cuando las Apps como Facebook, Twitter o WhatsApp se usan para reemplazar las relaciones personales.

“el mejor regalo es dar raíces para crecer y alas para volar”  Esto solo lo logramos cuando cultivamos una actitud cercana, sin juicios y orientada al aprendizaje y con ternura.

LinkedIn

Magnolia Consuegra

Licenciada en Pedagogía y Administración Educativa / Magister en Comunicación Educativa

El click de la comunicación familiar (I parte)

“La vida sería imposible si todo se recordase, el secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse”. Roger Martin

El click de la comunicación familiar

Hace algunas semanas me invitaron a un centro educativo a dar una charla con enfoque en la comunicación y las nuevas tecnologías, de allí surgió “El click de la comunicación familiar”.

Hablar de la comunicación en familia, nos puede llevar a un tema muy amplio y largo, vamos a centrarnos en la forma en qué nos comunicamos ahora en el 2018 con nuestros hijos, sean pequeños, adolescentes, jóvenes, etc. Para que nos situemos un poco en el tema les comparto un video que me parece muy atinado al tema  Video #conexiónreal

Las cosas que más fácilmente olvidamos son las que no nos impresionan bastante, por carecer de interés o importancia en el momento en que ocurren. Nuestra atención se aparta de ellas con prontitud, y por eso no se graban en nuestra memoria. ¿Qué es lo que hace que recordemos ciertos momentos de nuestra vida, de nuestra infancia? Son los sentimientos, lo que nos hizo sentir dicha actividad o cómo manejamos los sentimientos en ese momento.  Por otra parte, las cosas que para nosotros constituyen los acontecimientos más trascendentales de nuestra vida, aunque para los demás carezcan de toda importancia, se imprimen en nuestra memoria firmemente y siempre las recordamos.  Tomando en cuenta que olvidamos fácilmente y que recordaremos por toda nuestra vida nos vamos a lo qué causa la comunicación en familia, ¿será que estamos imprimiendo recuerdos imborrables en nuestros hijos? ¿será que tocamos sus sentimientos cada vez que nos comunicamos con ellos? ¿cómo nos estamos comunicando con nuestros hijos ahora?

¿Qué recordarán siempre los hijos de sus padres?

  1. Los momentos que usted no les puso atención.
  2. Las veces en que usted usó un modo exagerado para corregir.
  3. Las oportunidades en que los hizo sentirse seguros.
  4. Las veces que usted trató muy bien (o muy mal) a su pareja.
  5. Las oportunidades en que usted puso la familia por encima de todo.

¿Qué hábitos (casi siempre) no olvidarán los hijos?

  1. La ausencia
  2. El maltrato
  3. Desvalorizarlos
  4. Rituales familiares
  5. Las cosas que rompen la rutina
  6. Apoyo en la dificultad

“El mejor camino es trabajar en nuestra actitud”

Elisabeth Fodor y Montserrat Morán

Analizando lo que no olvidarán y lo que recordarán, vemos la importancia que tiene la comunicación directa con nuestros hijos, el contacto visual, el contacto físico, un beso, un abrazo, una sonrisa, una cara de complicidad, etc. los seres humanos somos seres sociales, nos relacionamos siempre con más personas, nuestro lenguaje muchas veces es más no verbal que verbal, entonces yo me pregunto ¿cómo transmito yo un mensaje a través de un mensaje de WhatsApp, de qué forma hago sentir a mis hijos si solo les hablo por llamadas o por mensajes de texto, estoy enterada de lo que ellos publican en redes sociales? y así podría hacer una serie de preguntas que nos hacen reflexionar un poco sobre la tecnología o el uso de teléfonos inteligentes y nuestra comunicación en familia.

Dentro de todo lo que he leído, experiencias como educadora, como tutora, como orientadora, quiero compartirles una serie de sugerencias que encontré y que me parecieron estar en la línea de lo que yo como pedagoga defiendo.

7 Claves para los padres de familia:

  1. Necesitamos conocernos mejor: Si logramos como adultos reconocernos, saber qué sentimos y qué es lo que queremos transmitir podemos llegar a tener una comunicación asertiva con nuestros hijos.
  2. Demos rienda suelta a la ternura: volvamos a los abrazos, a las sonrisas, a las palmadas en la espalda para dar ánimo, a los besos de buenos días, buenas noches, etc.
  3. Dejemos los juicios de lado: no podemos siempre emitir juicios de nuestros propios hijos o de sus amigos, no los presdispongamos a nuestra manera de ver muchas veces la vida.
  4. Recuperemos el valor de la lentitud: ya no los llenemos de actividades, dejemos que tengan sus ratos de ocio que es donde surge la creatividad, donde comienzan a resolver problemas, es el momento en que comienzan a crear sin miedos ni ideas preconcebidas. No es obligación llenarles la agenda diaria con clases de guitarra, violín, arte, danza, etc. El encontrará su talento si primero sabe reconocer sus emociones y resolver problemas en diferentes situaciones.
  5. Escuchemos activamente: escuchar es ver a los ojos, leer el mensaje no verbal de ellos, reconocer las miradas, poner atención al tono de voz, es básicamente verlos y atenderlos cuando nos hablan, dejando el teléfono, la tablet, la computadora, etc. a un lado y centrar toda nuestra atención hacia ellos.
  6. Juguemos y pensemos en positivo: No se trata de ser 100% positivo, es buscar alternativas, jugar con pensamiento divergente, es dar confianza porque sabemos que todo puede ser mejor.
  7. Orientémonos al aprendizaje: no tengamos miedo de aprender con ellos de las tecnologías, de los cambios en la sociedad y la cultura; realicemos actividades con ellos que tengan un sentido de aprendizaje y que busque darles herramientas para la vida.

Los invito a intentar dejar el teléfono a un lado al hablarles, a abrazar más seguido, a jugar en el carro cuando vamos en horas de tráfico y no que nos vean como contestamos mensajes de texto o hacemos llamadas de trabajo.

En esta semana publicaré la segunda parte del artículo en el que incluiré algunas normas para una sana convivencia de padres analógicos a hijos digitales.

linkedin.pngMagnolia Consuegra

Licenciada en Pedagogía y Administración Educativa / Magister en Comunicación Educativa

 

Resolución de conflictos

Resolución de conflictos.png

Cuando somos docentes presenciamos muchos conflictos, como personas día a día tenemos conflictos internos, y desafortunadamente nos han enseñado a muchos de nosotros que tener conflictos es malo, en mi opinión un conflicto no es malo, lo malo es cuando no los resolvemos o cuando huimos de ellos.

Los conflictos son fenómenos naturales que forman parte de la vida de todas las personas. A veces los conflictos son necesarios para producir un cambio. Debemos prever cómo responderemos a los conflictos que surgen diariamente.

En un conflicto hemos de distinguir tres componentes:

  • Sustantivos: es lo que hay en juego, un hecho desencadenante, el objeto de disputa, posiciones, intereses.
  • Subjetivos: sentimientos, percepciones, significados del conflicto, participación, capacidades.
  • Interactivos: la relación entre los protagonistas del conflicto, la evolución del conflicto, el entorno, poder, comunicación.

Un conflicto se genera cuando personas o grupos relacionados entre sí perciben que sus objetivos son incompatibles. No hay conflictos positivos ni negativos, todo depende de la manera de afrontarlos. Las respuestas no violentas son las más valiosas, se basan en el diálogo y en acciones encaminadas a luchar contra el conflicto y no contra la persona.

Screenshot-2018-2-5 3 Ways_new.png

El conflicto es algo profundo, es la parte que, a simple vista  no se aprecia. Es decir, es aquello inconsciente y que no se comunica directamente sino que se expresa deformando el contenido manifiesto. El conflicto es dónde encontramos los verdaderos intereses motivadores de la disputa (en estos intereses entran en juego los deseos, creencias, emociones, expectativas, sentimientos, fantasías, temores, principios, representaciones e ideales de las partes).

Regularmente cuando nos encontramos en un conflicto respondemos de varias formas, algunas de ellas son:

  • Competimos: utilizamos estrategias que derroten a la otra persona y le impongan la propia  voluntad.
  • Nos comprometemos:  utilizando estrategias que nos permitan obtener algunos de nuestros intereses a cambio de ceder en otros.
  • Cooperamos: utilizando estrategias que contemplen los intereses de ambas partes.
  • Nos acomodamos: utilizando estrategias de renuncia a los propios objetivos para que la otra persona obtenga lo que quiere.
  • Los evitamos: utilizando estrategias de huida, de manera que nadie obtiene lo que desea.

Yo algunas veces he preferido evitar los conflictos, aunque al final se vuelve una olla de presión, porque al no resolverlos en el momento, vamos acumulando en esa cajita de los recuerdos lo que nos ha molestado de esa persona, así que me ha quedado claro que evitar el conflicto no es resolverlo.

Pero entonces, ¿cómo resolvemos los conflictos? pensarás tú ahora, y para resolverlos lo primero que debemos hacer es reconocer que estamos en medio de un conflicto y decidir que queremos resolver el conflicto. Es por eso que necesitamos conocer el proceso de tomar una decisión enfocada a la resolución de nuestros conflictos

newproject_1_original

 

  1. Nos orientamos de manera positiva hacia el conflicto.
  2. Analizamos ya sea con cada una de las partes o en conjunto el problema.
  3. Buscamos alternativas o soluciones.
  4. Evaluamos los pro y contras de estas soluciones, para ser equitativos.
  5. Implementamos la solución acordada entre las partes.
  6. Valoramos y damos seguimiento a la solución implementada como garantía que el conflicto haya sido resuelto.

Espero que sea una guía para comenzar la resolución de conflictos en casa, en el salón y en nuesto ambiente de trabajo.

Espero sus comentarios y si tienen alguna duda me pueden escribir a educereinfo@gmail.com

El siguiente tema será Mediación en el Aula, un tema que para mi es como la segunda parte de la resolución de conflictos en el salón de clase.